Make your own free website on Tripod.com

Ñe'ênga rory ojoapy vaíva

Locuciones graciosas inconexas

    Ko'ápe rombyaty umi ñe'enga orekóva mokôi ñe'êjoapy, ojoapýva ojuehe upe ñe'ê "he'i" rupi. Ko'â ñe'enga ndoguerekói ñe'êmondo, ko'âva oje'e pukami ha§uánte, ha'ekuévo ñe'ê ñembosaráinte voi.     En esta parte hemos reunido las expresiones populares que constan de dos frases, unidas por el vocablo "dice". Estas frases no tienen mensaje alguno, con ellas sólo se pretende ser gracioso, al ser más bien juegos de palabras.
    Ko'â ñe'ênga ojejapo ko ñe'êjoajungatu rupi: Ñe'êjoapy peteîha oje'e upe ñeî háicha, oî porâmbároguáicha. Ñe'êjoapy mokôiha katu, ohechauka ikatúvaha he'i avei upéva ava oîva ambuete tekópe ndojuguáiva mba'eve pévaape, térâ ambue te'isépe.     La sintaxis de la formación  de estos ñe'ênga es la siguiente: La primera frase se dice según la situación del momento, dentro de aparente normalidad. La segunda frase sin embargo, señala que también pudiera decir lo mismo alguien que está en una situación completamente diferente, o con otro sentido.
    Añetehápe, heta jevy upe ñe'êjoapy mokôiha reko hasy oikoha§ua térâ ndaikatúi voi, ha upéare ijuky. Ha'eháicha kóva añoite iñemyesakâ, ápe noromoî guasúi komentário, ndaha'éiramo upe ñe'êjoapy peteîha oreko mba'e te'ise joavy ndomyesakâiva ñe'ê ñembohasa, térâ ojeporúramo ñe'ê apeguávante.       En realidad, muchas veces la situación de la segunda frase es improbable o imposible, y de ahí viene la gracia. Como ésta es la única interpretación, aquí no hacemos muchos comentarios, a menos que la primera frase tiene un doble sentido que la traducción no aclara, o hay vocablos locales.
    Ko'âva ñe'êngáichagua ha'e hetave oîva, ojejapo rupi jeikohárupinte, py'añemongeta heta'ÿre: ombojoaju upe he'i va'ekue pe ñe'ê peteîha, térâ ava ambue heñóiva iñakâme.     Este tipo de ñe'ênga son los más frecuentes, ya que se inventan sobre la marcha, sin pensar mucho: son agregados por el que dijo la primera frase, o por cualquiera a quien se le ocurra algo.
    Upeaite haguére, hetavéva ko'âvagui oje'e joparápe, ha heko tie'ÿ vai, jepéro upéicha ikatu kuri roiporavo heta ore roimo'âva iporâha ko tendápe §uarâ.     Por esto mismo, la mayoría de estas frases pertenecen al yopará, y son vulgarmente groseros, pero aun así pudimos rescatar muchos que nos parecen aceptables para este sitio.

Hembére, he'i kavara
Por el borde, dice la cabra
Intraducible. Para la cabra, la primera palabra es onomatopéyica, por el sonido que ésta emite.

Ja'u ja'u, he'i pykasu
Comamos de a poco, dice la paloma
Caso idéntico al anterior.

Jahapaitéke oñondive, he'i ipy'amirîva
Vámonos todos juntos, dice el miedoso

Cherehe jeýnte opê, he'i ipo'a'ÿva
Nuevamente por mí se rompe, dice el que no tiene suerte
Expresión de queja ante algún suceso poco agradable y repetido.

Haku ko aña retâ, he'i §uai§ui osêrô tupaógui
Hace calor en este país del diablo, dice la vieja al salir de la iglesia
Al parecer, hace referencia a que al salir del lugar de Dios (la iglesia), ya se está nuevamente en el país del diablo... es decir, la segunda frase se usa para disminuir el efecto de las palabrotas iniciales.

Tapeho peho mandi peê, he'i ikasô revi soróva
Empiecen ya ustedes a ir, dice el que tiene roto el trasero del pantalón
Empleado por quien no quiere retrasar a los demás.

Ndokýiramoko ndotykýi, he'i hóga soropáva
Si no llueve no gotea, dice el que tiene la casa maltrecha
Una expresión de conformismo, aún reconociendo el problema.

Ko'ápe javy'ave, he'i ova ramóva
Aquí estamos mejor, dice el recién mudado de casa
Se supone que el recién mudado está contento con su nueva casa, aunque después se convenza que no.

Imba'énte ñame'ê chupe, he'i ome'êva kurépe mbusia
Le damos lo suyo, dice el que le da morcilla al cerdo
La morcilla es carne embutida de cerdo.

Jahápy ñambope, he'i kururu osêrô tape guasúpe
Vamos a aplastar, dice el sapo cuando sale a la ruta

Mba'éiko upe tagê hína, he'i karumbe jatytápe
Cuál es la prisa, dice la tortuga al caracol

Naiméi che pirépe, he'i ñakyrâ
No estoy en mi piel, dice la cigarra
Juego de palabras. La primera frase se dice en el sentido de "no estoy con mi humor habitual":  pireporâ es "buen humor", pirevai es "mal humor". La segunda frase es textual, lo que lo hace humorístico (la cigarra se cambia de piel, dejando la anterior por algún árbol).

Nderehénte aime, he'i jatevu
Estoy sólo por ti, dice la garrapata
La garrapata es un parásito que vive del animal donde está instalada.

Jagua oúrô aháma, he'i tungusu
Si viene un perro me voy, dice la pulga
Lo humorístico es que se dice como si el perro fuera una línea del tren o de otro transporte colectivo.

Che pysyry'imi, he'i oka'úva ho'árô
Resbalé, dice el borracho si cae
Lo gracioso es intraducible: los sufijos i-mi, que se interpreta algo así como "oh, vaya, qué cosa rara".

Mávaiko oimo'âta, he'i imemby vaíva
Quién lo creería, dice la que tiene hijo feo

Mba'e reimo'â che, he'i mburuvicha rembireko
Quién crees que soy, dice la esposa del comisario

Ndapeicharâingo kuri, he'i iména ka'úva
No parecía ser para esto, dice la que tiene marido borracho

Aháta aju, he'i osóva
Voy y vuelvo, dice el que se le acaba el dinero

Aikóko, he'i mbokaja ñemuha
Pues vivo, dice el comerciante de cocos
Juego de palabras intraducible: homofonía del guaraní aikóko por el español "hay coco [en venta]".

Terejehecha ndetee, he'i itangecha ojopói va'ekue itaichópe
Vete tú misma, dice el que regala un espejo a su suegra
Vete de "ver", no de "ir". El juego de palabras se mantiene.

Haku yvy hína, he'i tatakua árigui oñemoñe'ê va'ekue
Está caliente el suelo, dice el que discursea sobre el horno [externo]
La expresión haku yvy significa popularmente "la situación está candente". El tatakua es un horno externo, parecido a un iglú, para cocer pan y tartas.

Igúto korócho, he'i kurupa'y pirépe oñehe'ÿi va'ekue
Me place mucho, dijo el que se rascaba con corteza de acacia
El adjetivo korócho también significa "áspero, rugoso", y de ahí el juego de palabras (la corteza del árbol es sumamente áspera). El hispanismo igúto consideramos aceptable por ser muy utilizado, y porque no existe en guaraní una traducción exacta para esta situación, aunque podría usarse chembovy'a ("me pone contento").

Jaikove, he'i mondaha omonda'írô
Sobrevivimos, dice el ladrón si hurta poco

Ko'âvako oikose voi, he'i aipo opynomo'â ha okaka va'ekue
Esto suele suceder, dijo el que iba a pedar y se cagó

Mávaiko oimo'âta, he'i tupaópe oñemondapa va'ekue
Quién lo creería, dice el que en la iglesia le hurtaron

Ndaipóri jahecha va'erâ, he'i hetyma perôva
No hay nada que ver, dice el que tiene las piernas peladas

Ndaipóri upéa, he'i ivolicho'íva
Nada de eso, dice el que tiene tienda pequeña
Otro juego de palabras: la expresión ndaipóri upéa también (y literalmente) significa "no hay eso".

Oikóma sarambi, he'i itáre okuarúva
Ya hay alboroto, dice el que orina por la piedra
El vocablo sarambi también significa "esparcimiento" (de algo).

Opa y, he'i ygápe oterere va'ekue
Terminó el agua, dijo el que tomaba tereré en un bote
El tereré es una bebida inocua consistente en agua fría servida en un vaso con yerba mate, de donde es sorbida a modo de brebaje o tisana.

Umíango che ahenduséva, he'i ijapysapéva
Eso es lo que yo quiero oír, dice el medio sordo

Epytamiéna, mba'éiko eñemyagêta, he'i nde raicho arapokôi pyharépe, ha uje'íma omoî juky tatápe
Quédate más, qué apuro tienes, dice tu suegra un sábado a la noche, y hacía rato que puso sal al fuego
Según la creencia popular, lanzar sal al fuego es un pedido para que la visita se retire.

Moôiko che aikuaáta mba'érepa chembopokouka reína, he'í kuña resatû, rembopokoukárô ichupe nde rendyva
Qué voy a saber yo qué me estás haciendo tocar, dice la ciega, si le haces acariciar tu barba

Tambopiro'ymi che korasô, he'i §uai§uî omoîrô ikambyre ijati'y ári
Voy a refrescarme el corazón, dice la vieja al llevar sus tetas sobre los hombros.
"Refrescarse el corazón" suele decirse en el sentido de tener un nuevo amor.

Akirirîma, he'i ojejuvýva
Ya me callo, dice el que se ahorca

Kóa oî hatâ, he'i oñepysângáva
Esto está duro, dice el que tropieza

Ha cherechapáma, he'i kuña oguapy vaíva
Y ya me ves todo, dice la mujer que se sienta mal


Ha ko'á§a, ñe'ênga joparápe...

Y ahora, dichos en yopará...

Ndaikuaái moôguipa añepyrûta, he'i gua'i oñekombidárô chupe chipa argólla
No sé por dónde empezar, dice el guaireño si se le invita con chipa circular
Al guaireño (oriundo del departamento del Guairá, Paraguay) se le atribuye la triste fama humorística de hacer las cosas al revés, y por extensión, de hacer cosas tontas. El guaireño es el equivalente paraguayo del gallego español, blanco de múltiples bromas infundadas.

Haku reheve piko heténe, he'i gua'i eládore
Qué rico sería caliente, dice el guaireño por el helado

Isério kóva, he'i itara'angápe omokyrÿi va'ekue
Es serio esto, dijo el que hizo cosquillas a una estatua
El equivalente castizo a "esto es serio" (en el sentido de situación complicada) es ijetu'u kóva, pero aquí eso dejaría sin sentido a la segunda frase.

Akalcula ventaja aína, he'i preso engrillado
Estoy pensando en ventajas, dice el preso engrillado
Una respuesta de la manga, el colmo del optimismo. :o)

"Accidente de trabajo", he'i kuña reko vai ipuru'áramo
Accidente de trabajo, dice la prostituta si se embaraza
Se emplea cuando algo sale mal en el trabajo, a modo de disculpas o de minimizar el error.

Ivaí la cuadro, he'i kururu oma'êramo espéjope
Está mala la situación, dice el sapo al mirarse al espejo
Juego de palabras: se refiere a "cuadro" como situación, y también como uno verdadero.

Ivaí la sitú, he'i iñaka perôva ro'ýpe
Está fea la situación, dice el de cabeza pelada en el frío

Ivaí la krísi, he'i loríto mbichy okarúva
Está mala la crisis, dice quien come lorito asado

A má ke ivai iporâve, he'i tova ra'anga apoha
Cuanto más feo es más lindo, dice el fabricante de máscaras

"Ahora ya lo creo", he'i gringo ho'u meméramo lókro
Ahora ya lo creo, dice el extranjero que come locro con frecuencia
Un juego de palabras: "locrear", por comer locro.

Ipukuetéma péa, he'i aipo rriel oheréi va'ekue
Qué largo es esto, decía quien lamió el riel [de ferrocarril]

"Con permiso", tahasami pene pa'û rupi, he'i avati ygue
Con permiso, pasaré por el medio, dice la mazorca vacía
Era costubre campesina usar la mazorca, una vez desgranado el maíz, para los servicios higiénicos.

Po'a ñaroko'ênte, he'i viudo pyahu
La suerte viene de golpe, dice el nuevo viudo

Traducción y comentarios de Manuel F. Fernández - © www.guaranirenda.com - 2002

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Inicio ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ]