Make your own free website on Tripod.com

Mbói ndaikatúirô guare ho'u ju'ípe (tetâ mba'e mombe'urâ)

De cuando la víbora no pudo comer a la rana (cuento popular)

Mombe'uha: Domingo Aguilera Narrador: Domingo Aguilera
   Otopángo peteî ka'arúpe mbói ju'ípe, kapi'ipe porâme. Ha upévo oñembosako'ima mbói opo haguâ ju'íre, ho'u haguâ chupe.    Una tarde la víbora encontró a la rana en un lindo césped. Enseguida se preparó para saltar por la rana, con el fin de comérsela.
– Eha'arômína sapy'aite, karai mbói –he'i chupe ju'i. – Aguarda un momento, señora víbora –le dijo la rana.
– Mba'e –he'i chupe mbói. – ¿Qué? –le dijo la víbora.
– Aikuaa voíngo chejukataha. Katu jajapóna peteî mba'e: ahechaukáta ndéve chekatupyryha. – Sé que me matarás. Pero sugiero que hagamos algo: te demostraré mis habilidades.
– Jahechápy –he'i voi mbói. – Veámoslo –respondió apresurada la víbora.
– Na'amo umi mokôi karia'y ohóva hína –he'i ju'i–, háke ha che aisu'úva omanóne ha nde reisu'úva nomanoichéne. – Allá van esos dos jóvenes –le dijo la rana– te desafío a que a quien yo muerdo muere y a quien tú muerdes no muere.
– Mba'e pako ere –he'i mbói. – ¿Qué has dicho? –dijo la víbora.
– Cháke ha che aisu'úva omanóne ha nde reisu'úva nomanoichéne. – Verás que a quien yo muerdo muere y a quien tú muerdes no muere.
– Che aisu'úva omano mantearâ –he'i voi mbói, ojeroviáre ijehe. – A quien yo muerdo seguro muere –dijo la vívora, muy segura de sí misma.
– Japara –he'i chupe ju'i. – Apostemos –le dijo la rana.
– Mba'e japaráta. – ¿Qué apostaremos?
– Ha che aisu'úva nomanóiramo, nde che'úta. Ha nde reisu'úva nomanóiramo, nde ndachejukamoái. – Y si a quien yo muerdo no muere, tú me comerás. Y si a quien tú muerdes no muere, tú no me matarás.
– Eee'a! –he'i voi mbói, ha oho hikuái. – ¡Eso es! –dijo entusiasmada la víbora, y fueron juntas.
   Oho oñemoî umi mokôi karia'y ohohápe hína. Oñembuapu'a mbói tape yképe, ha ju'i opyta hovái. Ou hi'aguî porâ rupi chugui kuéra, mbói opo peteî retymáre, ha ¡kas! oisu'u chupe.    Fueron a instalarse en el camino hacia donde iban los muchachos. Se enrroscó la víbora al costado del camino, y la rana quedó enfrente. Cuando venían bien cerca de ellas, la víbora saltó por la pierna de uno de ellos, y ¡zas! le mordió.
   Tuicha opo upe karia'y, ojere omaña kapi'ipépe ha upépe opo henonderâme ju'i (ha mbóingo okañy katuete voi oporosu'u rirépy).    El muchacho dio un salto de susto, volteó a mirar el pasto y allí saltó la rana delante de él (y la víbora se escondió rápidamente luego de la mordida).
– Ju'íntengo ra'e –he'i kuimba'e ojesu'u ramóva, ha oho jey hikuái. – Era sólo una rana –dijo el muchacho que acababa de ser mordido, y siguieron su camino.
   Upégui oho jey ju'i ha mbói karia'y kuéra renonderâme. Okañy porâmboyve voi mbói, opo ju'i ambue karia'y retymáre ha oisu'uete voi chupe.    De allí fueron nuevamente la rana y la víbora delante de los muchachos. Antes de que la víbora se esconda bien, saltó la rana también por la pierna del muchacho y ciertamente lo mordió.
   Okañy ju'i, ha ojerévo omaña upe karia'y, ohecha mbóipe oñekoni ohóvo tape ykére, kapi'ipe kuápe.    Se escondió la rana, y cuando el muchacho dio vuelta para mirarla, vio a la víbora contonearse cerca del camino, entre el pasto.
– Hîîî! –he'i oñemondýirehe– chesu'u peteî mbói tuichaitereíva –ha ho'a omanoite voi. – ¡Aaayy! –gritó por el susto– me mordió una víbora muy grande –y cayó muerto.
 
Fuente: [AgD1:25-26]. Traducido al español por Julia E. Moreno y Carlos A. Ferreiro - © www.guaranirenda.com - 2002

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Inicio ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ]