Make your own free website on Tripod.com

Ñanduti (mombe'upyrâ)

Ñandutí (leyenda)

Mombe'uha: Lino Trinidad Narrador: Lino Trinidad
   
   Oikómi ndaje raka'e peteî mitâkaria'y, Mburuvicha ra'y imbarete ha iñakuâiteígui oje'eva chupe "Ñandu Guasu".    Cuentan que había una vez un muchacho, hijo del Jefe de la tribu que por fuerte y veloz se lo llamaba "Ñandú Guasú".[1]
   Peteî ko'ême ohechakuaa sapy'a iñakaraku vaiteha peteî mitâkuña peky porâitére. Ha'ekuéra ojokakuaairû. Hetaiterei oiko upérupi karia'y hesahóva avei pe mitâkuña rehe ha Ñandu Guasu, ohechakuaávo upéva, omendaséntema hese pya'e voi.    Un día se dió cuenta que estaba profundamente enamorado de una muchacha joven y hermosa. Ellos habían crecido juntos. Muchos muchachos que andaban por ahí estaban interesados también en ella y Ñandú Guasú, al darse cuenta de eso, ya quería casarse rápidamente con ella.
   Pe mitâkuña he'i chupe:
– Ñamendáta rerúramo chéve peteî jopói añetete, oikoéva ambue kuéra jopóigui, peteî jopói iporâ ha iñambuére imbyekoviapy'ÿva, upéicha rehechaukáta chéve ne mborayhu –he'i chupe.
   Esa muchacha le dijo:
– Nos casaremos si me traes un obsequio de verdad, que sea diferente de los demás, un presente bello y por consiguiente que no pueda ser reemplazado,[2] así me demostrarás tu amor –le dijo.
   Péicha he'i ra'e avei pe mitâkuña maymáva karia'ýpe. Sapy'aitérô §uarâ ijaty hogapýpe mba'e porâita oî haguéicha pe jerére.    Así dijo también la muchacha a los demás muchachos. En poco tiempo se juntaron en su casa tantas cosas bellas que llegaban de los alrededores.
   Ojereru chupe umi mbo'y ajurigua guyra rague sa'y parágui ijapopyre, ahániri katu umi namichâi itamby mimbigua térâ itavera paráguigua.    Se le traía collares hechos de plumas multicolores de aves, acaso si no eran aretes de piedrecillas brillantes o de origen cristalino.
   Ojereru avei chupe umi piri ipyahapyre opaichagua, ha umi yvoty iporâvéva oîva ñande ka'aguy rovyûre. Ha katu umi jopói apytépe ndaipóri peteînte jepe Ñandu Guasu remime'êngue.    También le traían esas pulseras de todo tipo tejidas de esterillas, y esas flores de las más bellas de nuestros bosques verduzcos.[3] Pero de entre esos regalos ninguno provenía de Ñandú Guasú.
   Ndojekuaavéi upérupi Ñandu Guasu. Ha'e oho ra'e ka'aguýre ojeporekávo mba'e iporâvéva rehe ikatu va'erâ omohu'û pe mitâkuña korasô. Ojuhusénte peteî mba'e porâ ogueru va'erâ jahechápa nomopy'akyrÿiri pe imborayhúpe.    A Ñandú Guasú no se lo vió más por allí. Había ido por el bosque a buscar algo bello que pueda ablandar el corazón de la muchacha. Sólo quería encontrar alguna cosa que pueda traer y ver si sensibilizaba a su amada.
   Mombyry oikoháre, umi imba'ekañývaicha, ojuhu sapy'a peteî Ka'aguy Jarýi Rekoporâ ojapóva hína peteî ao pyahapyre mimbi ojeguapáva kuarahy sa'ýpe.    Cuando andaba por lo lejos, como quien algo ha perdido, de pronto encontró al Duende Bondadoso del Bosque que estaba tejiendo una tela entramada brillante que lucía con los colores del sol.
   Ñandu Guasu oha'arô oipyahapa porâ raê peteî yvyra rakâre, ha ojapyhýta jave ogueraha ha§ua hembiayhúpe, oñemboja upépe "Jasy Ñemoñare", oikóva avei pe mitâkuñáre ijaguara. Opa'â hikuái upépente voi ojuehe peteî ñorâirô miémape.    Ñandú Guasú esperó que se termine el tejido por la rama de un árbol[4], y cuando iba a tomarlo para llevárselo a su amada, se le acercó "Yasý Ñemoñaré",[5] que andaba también entusiasmado por la muchacha. Allí mismo se enfrentaron en una larga pelea.
   Ñandu Guasu ipu'aka Jasy Ñemoñare rehe ha ojapyhývo pe mba'e potapyrâ, Ka'aguy Jarýi Rekoporâ rembiapokue, osopa umi iñimbo ha oparei chupe ipópe.    Ñandú Guasú doblegó a Yasý Ñemoñaré y cuando iba a tomar el preciado tejido, trabajo del Duende Bondadoso del Bosque, se soltaron los hilillos y se deshizo la obra en sus manos.
   Heta oñeha'â rire, Ñandu Guasu opyta jey mba'eve'ÿre. Oguapy upérupi peteî yvyra rakâ guasu piru ñeno ári ojepy'amongeta.    Después de mucho intentar, Ñandú Guasú quedó nuevamente sin nada. Se sentó por eso sobre un tronco seco acostado a pensar.
   Upéicha oîhágui hína, ohecha sapy'a isy §uai§uimíme o§uahê oúvo hendápe oipytyvôvo chupe. Ohecha pype imemby karia'ýpe ojehúva, oipyhy oipo'o umi iñakârague morotî ha oñepyrû oipyaha.    Estando así, vio de pronto a su anciana madre venir hacia él con la intención de ayudarlo. Viendo lo que suedió a su hijo, procedió a arrancar sus cabellos blancos y empezó a tejerlos.
   Ojapo upéicha peteî mba'e neporâmbajepéva, Ka'aguy Jarýi Rekoporâ rembiapokue joguaite, ha oikónte chugui ikatúgui ko'á§a jajapyhy ha jaipokytypa oñembyai'ÿre.    Tejió de esa forma una obra preciosa, muy parecida a la del Duende Bondadoso del Bosque, y que podía ser acariciada y fregada sin deshacerse.
   Ojopévo kuarahy, ovávaicha hese umi sa'y opaichagua, pytâ, say'ju, hovy, morotîva ha oiko chugui peteî mba'e pyahapyre jegua omimbipáva ha ombohéra hikuái "Ñanduti". Péa he'ise "ñandu atî".    A la luz del sol, el tejido se contagiaba de variados colores, rojo, amarillo, azul, blanco y se transformaba en un tejido adormado brillante al que llamaron "Ñandutí". Esto significa "canas de avestruz".
   Upémaro avei ombohéra hikuái Ñandu umi mymbami ka'aguýre oikóva oipyaha §uai§uimi rembiapokue joguaha.    Por esto también llamaron ñandú a esos animalillos[6] que andan por los bosques tejiendo algo parecido al trabajo de la anciana.
   Upete guive kuña nguéra ñande ypykue, ha a§aite peve kuñakarai, kuñataî ha mitâkuña'i jepeve, Paraguái ñemoñaréva, ojapo péva pe tembiapo porâite jaguerohorypa'ÿva araka'eve ha omimbipáva kuarahýicha, sa'yeta ombojegua jukýgui chupe ha ñande resa omopyryrÿi kunu'ûva vy'águi.    Desde aquella vez las nuevas generaciones de mujeres, hasta las señoras, señoritas y niñas incluso, descendientes paraguayas, hacen este bello trabajo que no deja de ser admirado y que resplandece como el sol, con colores que lo adornan con donaire y que deslumbra nuestros ojos con ternura y alegría.[7]


[1] Ñandu Guasu significa "avestruz". Los traductores no estimaron conveniente traducir este nombre propio, más allá de acentuarlo para leerse en español igual que en guaraní.

[2] Tekovia, mejor que simplemente ser reemplazado, indica dejar de absorver el sentimiento de los demás, por el objeto o persona a que se refiere.

[3] Créase o no, en el guaraní original no existe diferencia entre los colores verde y azul (ambos son hovy), a pesar de que los dos colores pertenezcan a la naturaleza. Sin embargo, existe una corriente moderna de llamar hovy al azul, y hovyû al verde.

[4] Se refiere al tejido que se extendió en la rama del árbol, y no Ñandú Guasú esperando sentado en ella.

[5] Jasy Ñemoñare significa exactamente "Descendiente de la Luna", o simplemente "Hijo de Luna" (respetando en este caso las mayúsculas, debido a la deidad que los primitivos asignaban a la luna).

[6] En guaraní también se llama ñandu a la araña, ñandurenimbo al hilo de araña, y ñanduti a la tela (red) de araña.

[7] Es posible que se peque de excesivo patriotismo, pero aquí se está refiriento a un tejido muy ralo de hilo, el ñandutí, hecho exclusivamente a mano y de manera muy artesanal. Los métodos antiguos se mantienen hasta hoy: una ciudad de Paraguay, llamada Itauguá, mantiene vigente esa tradición.

Fuente: [ILP1:99-101]. Traducido al español por Julia E. Moreno, Carlos A. Ferreiro y Eduardo Dietrich
Comentado por Manuel F. Fernández - © www.guaranirenda.com - 2002

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Inicio ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ]